The Cure - Disintegration


lunes, 11 de marzo de 2013

Amor propio


En las cercanías de Madrid un pordiosero pedía limosna dignamente.
Un transeúnte que pasaba le dijo: ¿No te avergüenza rebajarte de ese modo, pudiendo trabajar?
Señor -respondió el mendicante- pido limosna, no consejo.
A continuación le volvió el rostro conservando todo su orgullo castellano.
Aquel mendigo era todo un hombre; su vanidad se veía herida muy fácilmente.
Por amor a sí pedía limosna, y por otra especie de amor a sí mismo, no soportaba ningún reclamo.

Voltaire, diccionario filosófico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada